La nueva invasión: ambulantes toman el centro de Lima

Imagen

El 12 de mayo la Municipalidad de Lima ha emitido la Ordenanza 1787 que regula el comercio ambulatorio.

“Así como hay derechos para ustedes, también hay responsabilidades y compromisos. Ustedes participarán en un comité tripartito, con representantes de los vecinos y funcionarios municipales, y promoverán programas de ordenamiento”, explicó Susana Villarán.

Ahora se preguntarán, ¿por qué a los peatones nos interesa el comercio ambulatorio? Pues porque compartimos las calles, porque los ambulantes son peatones, porque -como cualquier actividad humana- nos beneficiamos y perjudicamos de ella.

Algunas preocupaciones de los peatones son la invasión y suciedad de las calles, la competencia con los negocios formales de la zona o el incentivo que pueden tener los últimos para tomar la calle también. Estos reclamos suenan lógicos y razonables.

En los 90s viví en el Centro de Lima, en lo que ahora es el eje peatonal Ica-Ucayali.

Imagen

Jirón Ica previo a la peatonalización

En las mañanas, salíamos de casa e íbamos al cole con un jugo de naranja recién exprimido en la mano. En la noche, podíamos comer anticuchos en la esquina del Teatro Municipal. Mis amiwis saben que tengo debilidad por el cebiche de pecera: el de almejas del paradero de la avenida Tacna era top-notch...

Imagen

Cebiche de pecera dignidad

En los 00s, viví en Corea del Sur y uno de mis comidas favoritas de noche en Seúl era el sándwich marroquí de mi amiwi Simón.

Imagen

Algo que me daba bastante seguridad en las calles de Seúl era que siempre había movimiento, personas caminando en las calles, negocios abiertos, vendedores ambulantes de noche que respetaban el espacio que se les daba y que se integraban a la comunidad: Simon, por ejemplo, me fió una vez sin antes conocerme.

Imagen

Todiiiiito para tí

Expertos como Eliana Pires de Souza explican sobre accesibilidad y convivencia vial que:

En el caso de Lima, las causas que configuran este uso de las calles resultan de la suma entre las características de la cultura local, con una clara tendenciaal convivio social en la calle;la necesidad que posee la mayor parte de la población de permanecer todo el día lejos de casa; y la permisividad y aceptación del comercio ambulante. Como resultado, la calle no es apenas un lugar de paso, sino que concentra una serie de actividades que sostienen esta estructura territorial y social. El escenario cambia según el distrito en el que uno se encuentra, puede tratarse de un entorno marcado por vestigios de un pasado de riquezas, por un presente desarrollista o por la abundante ocupación informal; en todos los casos, la presencia de personas en la calle, de quioscos de venta de comida, así como el predominio del coche, son una constante. El protagonismo vehicular marca la configuración del espacio, peatones, quioscos, vendedores ambulantes, todos comparten como pueden el espacio en las veredas; la aglomeración es otra constante. Mientras tanto, taxis, autos y kombis tienen total preferencia en la circulación.

Por su parte, Mariana Alegre coordinadora del Observatorio Ciudadano, Lima Como Vamos nos recordaba que

Si el gobierno local empieza a generar licencias, cuotas o rubros, se generan compromisos para que el vendedor se encargue de la limpieza de las playas, de la seguridad. Hay un montón de oportunidades que los municipios están desperdiciando

Entonces, ¿nos interesa a los peatones que tengamos un comercio ambulatorio ordenado, regulado y en armonía con la ciudad? De todas maneras. Si colaboramos, todos ganamos.

Les cuento, el jueves tomé un bus en el Trébol de Javier Prado para ir al sur de Lima. Aparte de que me dí una demorada y perdida alucinante en esos loops donde no hay señalización o autoridad alguna, la única persona que me pudo dar información de dónde tomar el bus y salir de ese laberinto fue la señora que vende delicatessen callejeros. ¿Y saben qué fue lo más bacán? que la señora estaba barriendo la vereda.

Imagen

Mis favoritas son las rosquitas charapas y las empanadas dulces

Imagen

Mientas me iba comiendo mis empanadas dulces camino al sur, seguí dándole vueltas al tema. Amiwis, para ustedes ¿existe comercio callejero del bueno? Debemos exigir a nuestras autoridades que resuelvan las preocupaciones de los peatones arriba indicadas. Mientras tanto, empecemos a intercambiar ideas.

 

Acerca de Peruanos de a pie

Todos somos peatones

Un pensamiento en “La nueva invasión: ambulantes toman el centro de Lima

  1. Amiwis, yo vivo en el Rímac y de hecho que el Centro de Lima fue y es lugar recurrente de mis paseos, por lo que he presenciado los cambios en la interrelación entre los peatones y los ambulantes. Definitivamente, el orden y una efectiva fiscalización de las actividades que realizan los ambulantes influyen en la armoniosa convivencia que puede tener con los peatones. El desorden en cambio, atrae otros males como la inseguridad, puesto que es muy sabido que el comercio desordenado ocasiona que los amigos de lo ajeno se encuentren cual buitres de ambulando, lo que no permite un paseo tranquilo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s