Peatón, date cuenta

Largo tiempo el peatón oprimido… por la influencia de un sistema que gira en torno al auto.

Muchas veces las personas quieren vivir fuera de la bulla, del movimiento, del comercio, de la vida de barrio o de la gente misma. Entonces, para ir al trabajo, al centro comercial, a la universidad utilizan transporte privado. Lo triste es que este sistema funciona solo cuando pocos viven así. Cuando todos quieren seguir el mismo estilo de vida, se generan los problemas de congestión. ¿Por qué? Porque todos quieren usar sus autos y la ciudad colapsa.

Quejarse del tráfico es tan mainstream pero a ver, seamos sinceros, ¿qué hacer al respecto? – Construyamos más infraestructura, esta está en déficit:vías expresas, by-passes, puentes aéreos…

La avenida Javier Prado una tarde cualquiera

La vía expresa de Javier Prado una tarde cualquiera

Amigo peatón, las vías rápidas deben ser pensadas para evitar el paso innecesario de vehículos por las zonas céntricas de la ciudad. En esa línea, solo se pueden construir si ayudan a liberar la red de la ciudad central para entregársela al peatón, al ciclista o al transporte público es decir, al 80% de la población.

¿Y que tal si reclamamos para tener políticas nacionales que promuevan un mejor transporte público, veredas decentes y paraderos que nos permitan fluir por la calle? Miren lo que hizo Seúl, se tumbó una vía expresa y se la dio a la gente:

10354791_537791266343830_778090023750179347_n

De otro lado, la sociedad ha endiosado al auto y todos se quejan del tráfico, le tienen pánico al transporte público, piensan que Waze les va a salvar la vida, que la culpa del tráfico la tiene cualquier otro menos ellos. En fin…

Entonces, nace el demonio que todos llevamos dentro y empezamos a soñar con tener un auto en lugares insospechados:

El auto en la sala, oh si

El auto en la sala, oh si

De la cama al auto, yls

De la cama al auto, yls

Aunque también pueden empezar a estacionarse en zonas poco convencionales:

Con los carritos del supermercado

Con los carritos del supermercado

Está bien indignarse por la congestión vehicular, por el tráfico, por los accidentes, por la bulla y por la contaminación. Sin embargo, ¿las políticas públicas están bien encaminadas? A mí me queda claro que la prioridad somos las personas, por eso, debemos buscar el respaldo político, económico, técnico, social, interplanetario para que los problemas en el transporte vean una luz al final del túnel. Invertir en peatones, ciclistas y en transporte público es lo ideal. No nos sigan tomando por tontos, pues.

La rebelión de los peatones ha empezado

La rebelión de los peatones ha empezado

Quiero agradecer al profesor Juan Carlos Dextre, de la Pontificia Universidad Católica del Perú por sus brillantes enseñanzas.

 

Acerca de Peruanos de a pie

Todos somos peatones

3 pensamientos en “Peatón, date cuenta

  1. Pingback: Policías versus semáforos | El último de la vía

  2. Pingback: Las 10 ciudades con más tráfico en el mundo mundial | El Útero de Marita De a pie

  3. Pingback: Atrapados sin salida: las ciudades más congestionadas del mundo mundial | El último de la vía

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s